Entrevistas de músicos

JAVIER COLINA: GENIALIDAD A RAUDALES.
(Por José Antonio García López)

El concierto que el contrabajista Javier Colina, uno de los músicos más emblemáticos del jazz en España, ofreció el pasado sábado 28 de abril de 2012, junto a Jerry González y Nirankar Khalsa en el club Jazzazza, fue una gran ocasión para hablar con este gran músico, de sus proyectos y del momento actual en el que se encuentra la música de jazz en nuestro país, unas veces tan incomprendido y otras olvidado. Han pasado ya cinco años desde la anterior entrevista a Javier Colina para Tomajazz, en 2007, realizada por Pachi Tapiz con motivo de su primera grabación como co-líder titulada Colina-Miralta-Sambeat , con la compañía ContraBaix


JOSÉ ANTONIO GARCÍA: “Una carrera musical no se hace ni por dinero ni por fama”, decía Paco de Lucia en una reciente entrevista. ¿Qué consejo le daría a alguien que quiere empezar una carrera musical para ser músico de jazz?

JAVIER COLINA: Lo de la fama y el dinero no lo controla uno, eso te viene porque te viene. Lo que hay que hacer es mejorar lo que se hace. Lo otro (la fama y el dinero) ni se plantea, porque no depende de ti. Depende de ti la música que tocas, fuera de eso pues ya depende de sí te dan un premio, haces una entrevista... pero uno no sabe de eso. Así que mi consejo es que nunca pierda el amor por la música, que no pierda el amor por lo que esta haciendo y que le satisfaga plenamente. Que no se despiste en eso, que busque lo que le dé felicidad, que no se pierda y que también escuche música de todo tipo.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: Cuénteme algo sobre los dos músicos que le acompañan esta noche en el concierto.

JAVIER COLINA: A Nirankar le conozco desde hace ya algunos años, cuando vino a Madrid, y hemos coincidido muchas veces en esa ciudad, últimamente no tanto. Y a Jerry le conocí grabando lo de Calle 54 y enseguida nos hicimos colegas, he estado con él mucho tiempo. Me invitó a tocar en su grupo, con la Fort Apache, todo un honor. Y luego muchas veces hemos hecho dúos. También con el Comando de la Clave, cuando a veces incluía un contrabajo en las sesiones. Hemos coincidido en muchas cosas, con mucha gente. Para mí, aparte de un personaje, es un músico que tiene mucha memoria y conocimiento de muchas músicas, tanto del jazz como del jazz latino y la música latina. Él tiene una experiencia larguísima y entonces esto se nota en la manera de hacer. La experiencia, en este mundo, es de las cosas más importantes, como en todos los oficios, pero en este uno va aprendiendo de tocar con gente. Yo he tocado con mucha gente y nunca me han dado clases, pero siempre se pega algo.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Hay algún músico en especial con el que le gustaría trabajar y con el que no halla trabajado aún y por qué?

JAVIER COLINA: Sí, pero está muerto. Me hubiera gustado tocar con Bill Evans pero aparte de eso uno tiene que conocer sus habilidades. Hay mucha gente con la que uno podría tocar, pero a veces tus habilidades no van con ese estilo, hay cosas más afines que otras para uno. Yo podría tocar con este u otro músico porque encaja con mis maneras, mis gustos y preferencias. Hay muchos músicos que admiro pero tampoco podría tocar con ellos porque yo tampoco sabría hacer esa música.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Cómo ve usted, desde su perspectiva y su posición de músico, el panorama actual del jazz español en el ámbito de la formación y la enseñanza de ese género musical en centros escolares públicos, conservatorios, universidades, seminarios, etc...?

JAVIER COLINA: Bueno, yo la verdad no soy el más indicado para hablar de estas cosas. Yo he dado seminarios, pero no sé como está ahora el asunto en esa cuestión. En las escuelas sí sé, porque yo doy clase en Barcelona, en el Taller de Músics y sé como esta la cosa. Las escuelas están muy bien, pero luego no hay manera de tocar o encontrar con quien tocar y adquirir esa experiencia con músicos más experimentados. En esta música, en el jazz, enseña mucho con quien toques y la experiencia de tocar en directo, incluso cuando no es con maestros. Se aprende de las situaciones que se pueden dar en un directo, y eso no se aprende en las escuelas. Hay escuelas pero luego no puedes desarrollar lo que has aprendido.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Qué características propias tiene un músico de jazz, comparado con un músico formado en otro género como por ejemplo la música clásica?

JAVIER COLINA: Sobre todo la improvisación. La capacidad de improvisación es lo que define, digamos, a un músico de jazz. En otras músicas no hay tantas improvisaciones, o si las hay son de otro estilo. El jazz es mucho de improvisar, de ver lo que pasa, que sucede en cada momento y eso, claro, enlaza con lo que he dicho antes de la experiencia. Si tu no tienes la experiencia de haber vivido esos momentos de improvisar, de estar en un escenario y saber como reaccionar a ciertas cosas... Todo eso te lo enseña la experiencia. La improvisación no es solamente saber hacer escalas para pasar de un tono a otro, sino plantear muchas cosas, por eso ese es el elemento, la improvisación, el que distingue a un músico de jazz.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿En que elementos musicales y creativos se basa para sus composiciones?

JAVIER COLINA: Yo no soy muy compositor, hago algunos divertimentos. Soy improvisador más que compositor, aún no me ha venido esa gracia de compositor. Conozco muchos músicos de jazz que no componen.


JOSÉ ANTONIO GARCÍA: Sus últimos trabajos como líder o coautor se remiten al 2007, uno de ellos junto a los músicos Perico Sambeat y Marc Miralta y otro titulado Entre nosotros , con la cantante y pianista Argelia Fragoso. ¿Qué recuerdos tiene de aquellos momentos de grabación con esta cantante?

JAVIER COLINA: Argelia es una cantante y pianista maravillosa, buenísima. Ella transmite mucha seguridad. A la hora de grabar todos teníamos claro que el enfoque lo daba ella muy claramente y fue muy emocionante. Cuando tocamos los dos, a dúo, un tema que se llama “He perdido contigo”, eso es puro momento, salió así. Estuvimos con ella en Cuba y también cantamos a dúo, es una improvisadora extraordinaria. Ahora volveremos en septiembre a un certamen de voces, de cantantes y ella me ha invitado a ir. ¡Ojalá que la cosa salga adelante!

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Cómo ha sido su experiencia con las discográficas con las que ha grabado sus trabajos como líder o co-líder?

JAVIER COLINA: Muy buenas. Con el primer disco que hice la verdad es que no estaba muy puesto en el negocio. Con la que he hecho más discos ha sido con ContraBaix, hay una relación de colaboración, tipo comuna o algo así. Cada uno hace un trabajo y todos nos ponemos de acuerdo. Ha resultado muy bien en ese sentido, estoy encantado con ellos.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: Hábleme de sus próximos trabajos como solista y de su participación actual en otros proyectos, como el de la cantante española Silvia Pérez Cruz en el disco En la imaginación con la productora catalana Produccions ContraBaix, o junto al pianista Albert Sanz, Marc Miralta y la colaboración del saxofonista Perico Sambeat.

JAVIER COLINA: Yo estoy contentísimo con ese disco y con Silvia, por supuesto, porque ella es un encanto, canta muy bien. En el disco, claro, se nota, pero en directo ella es muy especial. Eran unas canciones que a mí me gustaban desde hace años y no sabía que hacer con ellas. Son canciones de todo tipo, pero sobre todo de la época del feeling cubano, de los años 50, de compositores cubanos y mejicanos, y las letras son muy bonitas. De alguna manera elegimos las canciones por las letras y hemos trabajado mucho. Estoy encantado con ese proyecto, es de los más bonitos que he hecho últimamente.

Como solista, tengo un cuarteto que estamos formando con el saxofonista cubano Ariel Bringuez. También vamos a grabar con el grupo a trío, con Perico Sambeat y Marc Miralta, en un proyecto conjunto con el guitarrista Chicuelo, un grandísimo guitarrista. Estamos en ello y ahora tenemos conciertos y en breve nos meteremos a grabar, a ver si queda bien.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: Hoy, en nuestro país, existen muy buenos músicos de jazz y música creativa pero hay escaso apoyo y ayuda a ese tipo de música (el jazz) por parte de los responsables que dirigen la cultura. ¿Cuál es su opinión sobre esto?

JAVIER COLINA: La verdad no lo sé. Lo que está claro es lo que te decía antes: hay escuelas pero luego hay poca capacidad de desarrollar el jazz. Los responsables culturales no apoyan a un club en el que se toca a las once de la noche y se bebe cerveza. Hacen sus cosas en sus sitios, pero no hay esa dinámica de que haya algún sitio en el que los músicos puedan pasar con asiduidad, hacer jam sessions con algo de continuidad, la que sea, un lugar para que puedan ir pasando los músicos. Hay interés por cosas formales, escuelas, centros, pero no hay ningún interés con claridad. El jazz se mueve en estos ambientes (los clubes), pero bueno, ellos verán lo que hacen. Es increíble que no ayuden a los clubes de jazz, que son los que de verdad están por hacer este esfuerzo. Con dinero público es muy fácil coger dinero de todos y hacer un concierto, que sí, que está bien, pero para mí la gente que hace conciertos en un club, muchas veces con el dinero que sale de la caja del bar, son ellos los que más hacen y son los que menos reciben.


JOSÉ ANTONIO GARCÍA: En diversas ciudades y capitales de nuestro país han sido suprimidos algunos festivales de jazz. Por poner un ejemplo cercano está el Festival Internacional de Jazz de Murcia (Jazz en la calle) con un historial en su haber de treinta ediciones (la primera edición fue en 1980), en pro de otros festivales de música de carácter más comercial o incluso más rentables por la gran participación y afluencia de seguidores. ¿Qué opinión le merece este tipo de decisiones?

JAVIER COLINA: Lo que sí esta claro es que habrá que poner un limite, porque si organizan conciertos de gente que se dedica quizá a hacer más una cosa de ocio que de cultura, yo no voy a poner la barrera, pero habrá que poner una. Si subvencionan un concierto de David Bisbal, con todos los respetos hacia él, ese artista puede tener un negocio por su cuenta y que venga y que lo haga, ¿por qué no? Pero hay que tener dinero para cosas más interesantes, que la gente aprenda. Ya sabemos que son populistas y funcionan así y que todo se mide por la cantidad de gente que va a esos sitios. Parece que la cultura es si van 10.000 personas, eso es cultural, cuando en realidad es ocio. El que quiera ocio que se lo pague. Eso va en detrimento de otras cosas, si se lo gastan en eso no gastan en otras cosas y quedan bien aparentemente.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: Un mensaje de apoyo para las salas de conciertos y locales pequeños de nuestro país, que siguen apostando por la música en directo y en concreto por el jazz, a pesar de los riesgos económicos, que no artísticos, que ello a veces supone.

JAVIER COLINA: Ahora se habla mucho de la industria de la música... La industria de la música siempre ha sido la industria del disco, no de la música. Cuando hablan de música, hablan de discos, es decir el premio de la música es el disco tal, no es un premio a la música. Hay una música en directo y hay que ayudar y apoyar a esa gente que de verdad está haciendo algo necesario y que es como el pan de cada día. Tu vas a ver música en directo y es como la vida, cada día, cada concierto es distinto. La calle no les gusta nada a los representantes políticos y cualquier cosa de ese tipo como la música en directo, no les gusta si no hay control por su parte, la calle la organizan y la controlan ellos. Tu puedes tocar en el Carnegie Hall, pero si tocas en la calle enseguida viene un policía a ver. Si no que se lo pregunten a los músicos rumanos. Dejan un poco, pero no se puede tocar. Ósea, que estamos jodidos...

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿La fusión de dos géneros musicales como el flamenco y el jazz han dado lugar a otro género llamado flamenco jazz, o se trata de un estilo musical derivado de esas dos músicas?

JAVIER COLINA: Hay músicos que nos movemos o nos hemos movido con el jazz y con el flamenco, pero no creo que eso genere nada... es más bien una cosa generada por músicos, no es una cosa cultural. No tiene nada que ver, ni la música en sí misma, ni las circunstancias culturales. Lo que pasa es que sí se ha hecho una música de flamenco improvisado o jazz con toques flamencos. Depende de lo que se considere un género, pero no como algo cultural, algo que forma parte de la cultura de la gente. Somos músicos nómadas, participamos aquí y allá y hacemos nuestra música. Pero en las casas de discos, en las tiendas sí ponen flamenco jazz porque no saben, a veces, donde ponerlos y como catalogarlos.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: Uno de los impulsores del flamenco jazz en España ha sido usted, junto a otros músicos excelentes como el saxofonista Jorge Pardo, Carles Benavent, o el pianista Chano Domínguez. ¿Hubo anteriores impulsos en nuestro país en cuanto a la fusión de esos dos géneros musicales, el flamenco y el jazz?

JAVIER COLINA: Yo creo que no, no creo. Yo no conozco a ninguno.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: Su colaboración con figuras de distintas procedencias musicales como el jazz, el flamenco, el pop, la música latina, el jazz latino y otras músicas, le da una cualidad de todo terreno en el mundo de la música. ¿Ha sido ese un factor importante en la formación de su carrera musical?

JAVIER COLINA: Claro, he tenido la suerte de conocer a gente de todo el mundo y entonces si algo creo que sé hacer bien es eso, cocinar un poco con el sabor que se cocina por aquí o por allá. Desde el punto de vista de los valores musicales ha sido y sigue siendo algo muy importante en mi carrera.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Qué contrabajistas han influido más en su carrera musical?

JAVIER COLINA: Ron Carter, Israel Cachao y mucho Charlie Haden, sobre todo, y otros muchos, pero estos son con los que más me identifico. Hay otros que están ahí, pero depende del gusto de uno o de las habilidades que uno tiene.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: La mejor sensación de un músico cuando está tocando es sentir que estás en el camino de algo creativo y lo de menos está en alcanzar un objetivo. ¿Qué opina usted?

JAVIER COLINA: Sí, claro. Lo que estás haciendo en el momento es lo que hay... luego lo que sale, sale, pero eso a veces no depende de uno. A veces, cuando uno se abstrae mucho está haciendo lo que está haciendo y no sabe para qué. Es el momento de vivir esas emociones, sentir esa inhibición de pensar con pensamientos musicales y no de otro tipo, digamos verbales. Sí, es como una especie de otro estado mental. Eso se agradece mucho y sirve de alivio para la salud (risas)

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Qué repertorio vais a ofrecer esta noche a los seguidores e interesados que han llegado hasta aquí para escucharos?

JAVIER COLINA: Probablemente standards , bebop , los temas dependen de Jerry. Él se pone la trompeta en la boca y a ver que sale, como muchos con los que he tocado, que eran así también, como Tete Montoliu.

Terminada la entrevista, era ya tarde y nos fuimos directamente a tomar un pincho al bar más cercano. Gracias Javier, amabilidad y genialidad a raudales.

© Texto: José Antonio García López 2012
© Fotografía: Rafa Márquez, 2012
                           
******************************************************

JAVIER VERCHER: EVOLUCIÓN
(Por José Antonio García)

Días antes de esta entrevista con el saxofonista Javier Vercher en el Jazzazza Jazz Club, me planteaba qué preguntas podían ser interesantes a la hora de abarcar y conseguir plasmar un aspecto global, pero también personal, sobre la evolución musical del entrevistado. No sé si habré conseguido este objetivo, eso lo dirán los lectores, espero que sí.

Lo que sí sé es que he tenido la oportunidad de conocer un poco más de cerca a uno de los músicos españoles más relevantes dentro y fuera de nuestro país.  Él es un músico que busca más allá de lo que es evidente, de lo que se ve o se oye, siempre un poco más. Vercher se encuentra en plena evolución con la música y esa evolución le lleva a transmitir y definir mejor lo que quiere expresar. Su música es el reflejo de su personalidad: carismático, honesto, enérgico, espiritual... Tengo el presentimiento de haber estado ante uno de los músicos que más puede decir en la música de jazz de nuestros días, su futuro es más que prometedor y está en el buen camino para conseguir ser uno de los grandes de esta música.




JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Cómo es su proceso creativo?

JAVIER VERCHER: Es una pregunta muy difícil, es bastante aleatorio. En un principio intento darme cuenta de lo que sucede a mí alrededor; sentimientos o situaciones. Paso tiempo en el piano, empiezaoa traducir estos sentimientos o situaciones que de alguna forma quedan conmigo, buscando acordes y colores, quizás una progresión armónica. Mas adelante, cuando ya tengo algo más o menos sólido, empiezo a incorporar melodías con el saxo o ritmos con la batería. Estos pasos me van llevando hacia lo que quiero expresar y sentir. Es un proceso muy lento para mí.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Depende de varios factores?

JAVIER VERCHER: Si, hay temporadas que estás más creativo. Se producen más melodías, colores y ritmos para escribir. Y hay temporadas que estás por otra vertiente, estudiando sonido u otros aspectos técnicos.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Qué parte del proceso musical prefiere, la composición, el directo, la grabación?

JAVIER VERCHER: Creo que todos van juntos. Cuando normalmente compones, quizás compones pensando en alguien que va a tocar esta música. Igual compones pensando que esa música la puede tocar alguien específico, y luego eso te lleva a grabar, o tocar conciertos con un músico especifico. Depende de factores, pero me llevan a verlo todo de forma más global, en realidad lo veo como un conjunto dependiente.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Utiliza siempre el saxo tenor como primer y único instrumento en sus composiciones?

JAVIER VERCHER: No, y de hecho casi nunca he escrito un tema con el saxo tenor. Suelo sentarme al piano y buscar acordes que me digan algo. Llevo unos años estudiando batería y también me ayuda a escuchar la música desde otra perspectiva. Estudiando un ritmo, pienso en alguna melodía. Caminando por la calle también se me ocurren ideas, pero básicamente, como he mencionado anteriormente;,a través del proceso compositivo busco sentimientos, situaciones, formas y sentidos... sonidos emocionales. No tengo ningún método en particular.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Cómo cree que ha evolucionado su forma de tocar?

JAVIER VERCHER: Pues... no lo sé, eso igual lo tendría que decir la gente que me escucha. Anteriormente estaba más buscando el sonido, la respiración a través del saxo, y empleaba bastantes horas centrándome con la sonoridad en general. La afinación; muchas veces no sonora. Ahora estoy practicando muchos aspectos armónicos, como colores, acordes, voicings. Y quizás, armónicamente, voy definiendo más lo que quiero expresar.



JOSÉ ANTONIO GARCÍA: En sus grabaciones y conciertos hay como una energía espiritual que lo inunda todo. ¿Cómo enfoca esa energía en el saxo?

JAVIER VERCHER: Bueno, pienso que la música en sí ya es una energía espiritual. Es como que transmitir música parece que ya te transporta a esta dimensión, una vez allí solamente tienes que estar y dejarte llevar, escuchando, y esta energía ya fluye, no se cómo explicártelo. Siempre intento gravitar por una música sobre todo emocional, en vez de buscar música de manera técnica. Hay bastantes músicos en otras vertientes donde son más técnicos, y emplean artículos técnicos de música clásica o de otras músicas, igual es algo más matemático. A mí me gusta observar o buscar sonidos más allá de la teórica musical, del papel o de lo que uno ha estado practicando, es como tocar, más o menos lo que te pasa en la vida.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: Los músicos tienen actitudes claramente diferentes hacia la música. ¿Cómo es su actitud hacia la música?

JAVIER VERCHER: Es algo que desde pequeño, gracias a mi padre, lo tengo claro, es un proceso de crecimiento a través de ella. Lo veo, pues, como que la música forma parte de mis valores en la vida, es un arte que está ahí conmigo, vivo con ello. La música es una brújula; el sonido, lo que puede llegar a transmitir. Entonces cuanto más le das tú a ella, me refiero al estudio, comprensión, estados meditativos, más vas a poder disfrutar y aprender de ella.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Qué músicos escucha últimamente?

JAVIER VERCHER: Últimamente, escucho bastante de todo, la verdad es que escucho a muchos músicos de diversas geografías del mundo. Ahora veníamos escuchando a Charlie Parker y Ben Webster,  me gustan mucho. Son músicos que no había profundizado demasiado en ellos anteriormente. También algunos productores como Rick Ruben y Daniel Lanois, me gusta mucho Max Roach, Charlie Rouse, Brian Blade, Jorge Rossy, y la lista seria larguísima. Wayne Shorter y Coltrane son quizá lo que más escucho.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Hay algún músico en especial con el que le gustaría trabajar?

JAVIER VERCHER: Bill Frisell. He tenido la suerte de tocar y grabar un par de veces con él. Han sido experiencias increíbles para mí. Definitivamente me gustaría trabajar con él de forma regular.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: Cuénteme algo sobre la sección rítmica que le acompaña esta noche en el concierto.

JAVIER VERCHER: Al contrabajo está Edward Pérez, es un gran amigo mío, nos conocemos desde hace mucho tiempo, ha venido a varias giras que hemos realizado por aquí, en España, siempre tocamos juntos. Allá en New York Edward también esta desarrollándose de manera muy positiva, tiene su propio grupo. Y en la batería tenemos a Cory Cox que es un músico bastante joven, 22 años, toca increíble y no le conocía mucho, alguna vez le escuche con John Ellis. Tocamos un par  de veces y  para esta gira de ahora en España, le dije si quería venir y aquí le tenemos, estoy encantadísimo con él.



JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Cómo ve usted desde su posición de músico el panorama actual del jazz español?

JAVIER VERCHER: Creo que el nivel no está donde tendría que estar. Quizás están abriendo algunas salas de concierto que lo están haciendo muy bien, todo está cambiando hacia lo que la gente quiere, parece que si eres un empresario de local con música en vivo tienes que subirte un poco en el despiadado mundo del marketing y la promoción. Traer a músicos buenos, mucha gente americana, europea, abrir e invertir económicamente. Algunos empresarios, no están al nivel para entender lo que significa esto. Deberían hacer las cosas bien, que es siempre un poco más, y esto a la larga siempre compensa. Creo que podría estar bien el panorama, si se pudiera hacer un circuito. Estaría bien que hubiera un circuito, como que se juntara todo un poco más... gente que fuera por zonas, y se podrían hacer giras de 20 días seguidos... viajando. Ojalá que pase... Y que la gente de la zona disfrute de muchos interesantísimos músicos. Luchar contra la mediocridad mediática/musical de nuestro país es la labor de los empresarios interesados por esta música jazz, y crear una ruta musical donde músicos de Europa, España y EE.UU. puedan inspirar y ser inspirados.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Y en Nueva York?

JAVIER VERCHER: En Nueva York el nivel musical es increíble. Hay muchos locales donde se toca,  y allí todas las noches puedes ir a tres o cuatro conciertos o seis o diez. Si tocas en Nueva York, hay muchos garitos donde cualquier músico va a tocar por 40 dólares, y en muchos locales donde vas a tocar por la puerta, es duro puesto que a veces no ganas nada. Así que la única manera de vivir es con las giras. Te llaman y te puedes ir a Massachusetts unos días o California, vuelves a Nueva York, tocas y escuchas…y así. Lo que pasa es que el nivel musical es tan increíble, que a lo mejor estás tocando en un bolo de 20 dólares y en la batería esta Eric McPherson, un flipe por la música. Y así, desde mi punto de vista, es como está la escena.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: Un músico que quiere formarse en el jazz ve como algo necesario su paso por el Berklee College Of Music de Boston. ¿Por qué?

JAVIER VERCHER: Pienso que no, lo del jazz es una cosa que te debe gustar. Tú tienes tus discos, o bien por tu familia o has escuchado algo. Tienes curiosidad y entonces te metes ahí y te enganchas y es como una esencia que llevas ahí. Entonces luego si te engancha mucho, aunque seas de un pueblo, ciudad, etc… vas a cualquier lugar y contactas con gente con los mismos gustos musicales. En Barcelona y Madrid hay muchísimos músicos que tocan muy bien, no hace falta pasar por Berklee. Lo cierto es que vas a New York porque si allí estuvo Coltrane, Miles, Gordon o Henderson esa energía se tiene que experimentar. A veces lo que les sucede a algunos músicos es que no conocen Nueva York…esta energía tan increíble y diversa. Pueden tocar muy bien y grabar muchos temas, pero siempre les faltará un poco de esta esencia. El poder relacionarte con gente y tocar con muchos músicos diferentes, que no tienen lo mismo que tú, apreciar a músicos que tocan mejor y peor, completamente diferente, no sé… mezclarse mucho para darse cuenta de que el jazz es una música de expresión, de lucha, de amor, de meditación, de introspección y no tocar bien en un bolo para que te aplaudan. Creo que Berklee está muy bien. En mi caso, yo fui cuando era más joven, llegué allí con 18 años y todos los días viviendo con todo lo que había allí, estudiando con George Garzone o Frank Tiberi. Y bajando unas escaleras tienes unas cabinas de estudio repletas de saxofonistas estudiando todo el día. Todo el mundo loco. Para mí fue muy positivo pero no es necesario. Es una experiencia más.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Que consejo le daría al alguien que quiere empezar en esta carrera para ser músico de jazz?

JAVIER VERCHER: Que se centre con el sonido, así, supersuave y superfuerte, bonito, estudiar todo su espectro. En buscar la esencia musical. Buscar buenas referencias. Buscar  a Coltrane, a Monk, a Parker, a Ben Webster. Más tarde el árbol florece con nuevas ramas y raíces, y  los pájaros le visitan.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Cómo ha sido su experiencia con la discográfica Fresh Sound Records?

JAVIER VERCHER: Tengo editados tres discos, es una discográfica con un catálogo muy interesante, sobre todo repleto con la escena neoyorquina. Jordi Pujol, productor ejecutivo, da mucha libertad a las grabaciones. Nunca ha buscado nada comercial, siempre ha sido mas el underground. El contra de esta operación es que no es una discográfica que intenta ayudar o proyectar la carrera de un artista como es el modus operandi en otras discográficas. Con Fresh Sound, la cosa falla un poco en ese sentido, de alguna manera sacan el disco y nadie se entera [risas].

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: Hábleme de sus próximos trabajos como solista y de su participación en otros proyectos.

JAVIER VERCHER: Sobre el disco este que te comentaba, que se titula Wish You Were Here, es un disco en el que tocan Sam Yahel, Larry Grenadier, Lionel Loueke y Francisco Mela. Todos son temas originales, se grabó en septiembre del 2009, suena increíble. Ahora estoy empleando energía para presentar ese grupo en algunos locales de Nueva York, me encantaría estudiar la posibilidad de traerlos a España el año que viene en 2010, presentar esa banda aquí, con esta música. Por el otro lado estoy en un proyecto con Perico Sambeat, un disco que acaba de salir, se llama Infinita, con Eric McPherson y Edward Pérez. La semana pasada lo presentamos en Valencia y hace un mes en Nueva York. Tanto Perico como yo  tenemos muchas ganas de profundizar en este proyecto, es un disco bastante free y al mismo tiempo con forma.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: ¿Qué piensa sobre la influencia que la tecnología, en este caso internet, puede tener sobre los músicos y la música?

JAVIER VERCHER: Con cierta nostalgia, pasaron los tiempos del artista sacando un álbum y la gente comprando su música. Mi padre también es músico, en cierta manera él estaba metido en movidas discográficas. Recuerdo ser muy niño e ir a las tiendas de discos con él, pasar vinilos y vinilos con el afán de buscar algo rico para llevarse a casa. Ahora con internet todo el mundo puede bajar música, escuchar... ya no se venden muchos discos. Supongo que la influencia de la tecnología activó el nuevo cambio sobre la información de manera negativa en muchos casos, sobre todo en el mundo de la música pero igual con todo el control corporativo que está haciendo esta gente con Facebook, descubriendo los perfiles de todo el mundo. Se enterarán de cómo les roban con la música, las discográficas pondrán multas, microchips o algo de esta índole en breve tiempo. Tardarán un tiempo en adaptar y controlar, quizás las cosas vuelvan a lo de antes un poco. Compraremos a través de internet y pequeñas tiendas de discos volverán a renacer con tecnología para comprar música digital en los establecimientos. Volveremos al vinilo, los artistas contemporáneos editaran en vinilo y la gente se comprara un  tocadiscos con altavoces bonitos para el salón. Dejarán la televisión.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA: Última pregunta: ¿cree en Dios o en un mundo espiritual?

JAVIER VERCHER: ¿Si creo en Dios? [risas] En Dios, la verdad es que no creo en él, pero sí en un mundo espiritual, más allá de la religión. Algo mas cósmico-universal, quizás en alguna serpiente ancestral de doble cabeza con la sabiduría de la vida. La espiritualidad me parece muy interesante. No tiene nada que ver con todas las historias del pasado, que si alguien hizo algo, estuvo allí o en otro lugar, que si las montañas vinieron y los mares se abrieron... esto me parece como una telenovela antigua. Pero sí creo en un mundo espiritual, desde luego que sí.

Texto: © 2009 José Antonio García, Tomajazz
Fotografías: © José Joaquín Baeza, 2009




No hay comentarios:

Publicar un comentario